diseño de logos y logotipos para empresas
Galería de logos y logotipos Precios de logos, logotipos y papelería comercial Proceso de diseño gráfico Garantía de satisfacción Preguntas frecuentemente realizadas sobre el diseño de logos y logotipos
Galería de diseños realizados
Diseño de papelería corporativa Rediseño de logos y logotipos Testimonios de clientes Casos de estudio Contratar servicios de diseño de logos y logotipos
 
 


LOGOTIPOS

Todos nosotros hemos diseñado nuestro propio logotipo.

Al aprender a escribir lo que primero hemos garabateado, sin duda, es nuestro nombre. En estos primeros trazos volcamos toda nuestras vivencias, experiencias y también toda nuestra cultura visual recogida durante nuestros primeros cinco o seis años de vida.

En estos años hemos observado todo con detenimiento, por eso al escribir nuestro nombre buscamos nuestra propia identidad, inmersa dentro del gran o pequeño contexto de nuestros compañeros de grado: Yo soy único e irremplazable. Además todos tenemos "personalidad". Los productos y las organizaciones también.

El diferenciarse del resto es quizá la característica con más peso dentro del desarrollo de un logotipo. Nadie es igual a nadie y por extensión ninguna identidad debería parecérsele a otra.

El logotipo nace de la mano de la Revolución Industrial.

Ya no es el artesano quien nos brinda su obra, sino que por medio de la mecanización los productos son concebidos en serie. De esta manera la estandarización "democratiza" al consumo.

La firma del artesano, como indicador de calidad, valor, origen y de fiabilidad, respalda a sus productos. Todos los consumidores de los productos de tal o cual artesano conocían de sus habilidades, de los usos y recursos de la materia prima. Además cualquier reclamo era solicitado directamente a esta persona. ¿Quién no concía a Mr. Downbry, el fabuloso productor de porcelana? Hoy por hoy, ¿alguien conoce o sabe de la existencia de algún tal Mr. Kenwood?

El logotipo surge de esta necesidad de respaldar a los productos producidos en serie. Funciona como la firma de aquel artesano que todos conocíamos, para volver a depositar en él nuestra confianza como consumidores sin siquiera conocerlo. De esta manera un logotipo es un mensaje abreviado de todos los valores de una marca.

Durante el desarrollo de esta gran explosión se consolidan marcas como Kodak, Campbell y Twiggins, marcas que existen hasta nuestros días y que poseen otras dos cualidades que debe tener un buen logotipo: ser recordable y resistir el paso del tiempo (o de las modas).

El logotipo de la Coca Cola subsiste estoicamente al tiempo. Seguramente podemos adivinar en que época fue concebido; pero desde su creación, los "toques" que se le han hecho son tan imperceptibles que no podríamos darnos cuenta a ciencia cierta de cuáles han sido esos cambios. Esta es otra de las cualidades de un buen logotipo: responden a un tiempo de concepción. Son de una época y de la cultura y, por qué no, de las actividades económicas de una época.

Hoy vemos como muy viejo al logo anterior de Pepsi, sin embargo, entre aquél y el actual hay sólo veinte años de diferencia.

Un logotipo también es un valor agregado del producto. ¿Alguien compraría un perfume de Kenzo si viniese sin su etiqueta? Sin duda lo veríamos como falso, y dentro del mismo rubro de los perfumes, ¿alguien compraría el perfume de Kenzo si viniese bajo la etiqueta de Polyana? Un logotipo o una marca pueden ser por sí solos un índice de calidad o valor.

Dentro de la diversidad de ofertas el consumidor tiene una gran diversidad de opciones. Las marcas aparecen como haberes valiosos ante la decisión de una compra: cuando compramos leche La Serenísima en su cartón con su logotipo, la llevamos con tranquilidad, ya que con la mera aparición del logotipo se está indicando que ésta es su garantía. Las marcas y los logotipos, los medios por los cuales las organizaciones comunican y distinguen sus productos o servicios, sirven, pues, tanto a los intereses de los propietarios como a las necesidades de sus consumidores. También está claro que son para sus propietarios un fuerte incentivo para mantener la calidad.

Pero la función clave de un logotipo es la de identificar. Por lo tanto un logotipo debe ser distintivo. No es poco frecuente que muchas empresas adopten los mismos estilos de las marcas o logotipos que usa todo el mundo. Esto supuestamente aseguraría el vínculo de la comunicación entre el consumidor y el producto. Tomemos un ejemplo: la gran mayoría de las marcas de té que circulan por el mercado remiten al estilo del más puro inglés, con todo lo que esto significa (five o' clock tea, lo distinguido de tener algo inglés, etc.).

Obviamente la pertinencia del lenguaje que ha de utilizar el diseñador es la que asegurará la aceptación y eficacia del mensaje. Por ejemplo, un estilo de logotipo con reminiscencias a lo tecnológico estaría fuera de lugar en el caso de una lencería, donde sería más pertinente operar en lo sensible.

Por todo esto es que el diseñador gráfico no es sólo un dibujante, ya que deberá recabar el máximo de información sobre el trabajo al cual ha sido encomendado para remitirse al mismo y asegurar el correcto funcionamiento y comunicación de su obra, de la cual es su creador y donde pondrá a prueba su capacidad para brindar soluciones.

En síntesis, podemos decir entonces que un logotipo es una abstracción de conceptos vertidos tipográficamente, con la suficiente capacidad de ser altamente pregnante y que proporciona una identidad distintiva.

SOBRE EL DISEÑO DE LOGOS


"Trabajar con tipografía significa una constante preocupación por la abstracción de las fomas de las letras. El diseñador se siente desafiado cuando tiene que concebir el logotipo de una compañía, a excepción de las marcas registradas que son frecuentemente creadas a partir de la base de formas tipográficas. En otros casos uno se presenta con la posibilidad de crear una nueva forma estética de la cual se desprende como característica principal la de ser reducible al mínimo de su legibilidad."

Adrian Frutiger

CLASIFICACIÓN

Intentaremos una sencilla clasificación sobre los logotipos en cuanto a su aspecto textual, ya que clasificarlos por su morfología sería practicamente inagotable.

Como describiéramos anteriormente, el origen del logotipo se basa en la propiedad, y específicamente en el propietario o responsable de un producto.
Este tipo de logos se basan en las firmas auténticas y en la utilización textual de las mismas sobre sus productos o mercancías (Kellogg's, Wilson, Levi's).
Con el transcurso del tiempo, estas rúbricas adquirieron valor como marcas y debido a la producción en serie de dichos productos, la utilización del logtipo requería de una normalización para ser aplicado tanto en envases como en anuncios y carteles transformándose en un logotipo de carácter distintivo.
Hoy en día aún se mantiene el concepto de la utilización de un nombre como índice de valor directamente ligado al productor como responsable de la calidad del producto, pero con un carácter y tratamiento de diseño específicos (Braun, Pirelli, Kenwood). Llamaremos a este tipo de logotipos, nominales.

Muchas marcas, debido a la extensión de su firma, se han contraído a sus iniciales para transformarse en siglas mucho más recordables. Son los casos donde la marca describe sus actividades (Yacimientos Petrolíferos Fiscales, International Bussiness Machines, Japan Victor Corporation), sus organizaciones (CGT), o bien la conjunción de sus socios. Pero este tipo de logotiposcontracciones no sólo se limitan al recorte de sus iniciales. Es el caso de Coca Cola, cuya marca se está contrayendo a Coke.

También existen logotipos que resultan de la asociación del nombre más una imagen (icónica o abstracta), que refuerza y da sentido al mensaje. Por ejemplo, el logotipo de Levi's, que está compuesto por un logotipo contenido en un forma: en este caso el recorte de un bolsillo de jean.
Las operaciones del tipo refuerzo semántico en esta clase de logotipos proporcionan a la marca un valor agregado especial: no sólo comunican a través de la escritura, sino que además establecen un código específico entre el lector de las mismas y el emisor de estos mensajes. El diseñador tendrá en cuenta la posición que tomará frente a este tipo de propuestas que van más alla del diseño formal de una marca, porque comparte la responsibilidad de ser emisor al igual que su comitente.
Las operaciones más habituales, en cuanto a la utilización del refuerzo semántico, siempre se apoyan en la connotación, ya que el mensaje denotado estará compuesto por el nombre en sí mismo (texto), su composición y selección tipográfica y su lenguaje.

En el logotipo para Mother & Child, Lubalin nos ofrece intervenir directamente en el juego de que al signo et (&) contenido en una letra O lo asociaremos con la pareja úterobebé.
Desde la comunicación, la retórica sustenta las intervenciones en el significado. Por ejemplo, en los casos de Mother & Child y Families, ambos de Lubalin, la asociación formal por analogía (o proximidad) entre la composición y la realidad de una mujer embarazada, y de la semejanza (aún siendo pictogramas con un bajo grado de iconicidad) con una familia compuesta por padre, madre e hijo, aseguran la efectividad del mensaje.


Artículos relacionados

Principios de uso de tipografías
Teoría del color
Efectos de diseño gráfico
Regresar a la biblioteca de diseño gráfico


Si desea conocer las condiciones para reproducir este artículo, por favor contáctenos

Copyright 2013 Ars Logo Design. Última actualización: 02/12/2013



   
Quienes somos Servicios de diseño gráfico Contáctenos Mapa del sitio Términos y condiciones Glosario de diseño gráfico Tutoriales de diseño gráfico Oportunidades laborales